I Crónicas 12:1-40 LBLA

I Crónicas 12:1-40

El ejército de David

1 Y estos son los que vinieron a David en Siclag, mientras aún se ocultaba por causa de Saúl, hijo de Cis. Eran de los hombres valientes que le ayudaron en la guerra.

2 Estaban armados con arcos, y usaban tanto la mano derecha como la izquierda para lanzar piedras y tirar flechas con el arco. Eran parientes de Saúl de Benjamí­n.

3 El jefe era Ahiezer, después Joás, hijos de Semaa guibeatita; Jeziel y Pelet, hijos de Azmavet; Beraca y Jehú anatotita;

4 Ismaí­as gabaonita, hombre valiente entre los treinta, y jefe de los treinta. Después Jeremí­as, Jahaziel, Johanán, Jozabad gederatita,

5 Eluzai, Jerimot, Bealí­as, Semarí­as, Sefatí­as harufita,

6 Elcana, Isí­as, Azareel, Joezer, Jasobeam, coreí­tas,

7 y Joela y Zebadí­as, hijos de Jeroham de Gedor.

8 También de los de Gad se pasaron a David en la fortaleza en el desierto, hombres fuertes y valientes, entrenados para la guerra, diestros con el escudo y la lanza, cuyos rostros eran como rostros de leones, y eran tan ligeros como las gacelas sobre los montes.

9 Ezer fue el primero, Obadí­as el segundo, Eliab el tercero,

10 Mismana el cuarto, Jeremí­as el quinto,

11 Atai el sexto, Eliel el séptimo,

12 Johanán el octavo, Elzabad el noveno,

13 Jeremí­as el décimo, Macbanai el undécimo.

14 De los hijos de Gad, éstos fueron capitanes del ejército; el menor valí­a por cien y el mayor por mil.

15 Estos son los que cruzaron el Jordán en el primer mes, cuando inundaba todas sus riberas, y pusieron en fuga a todos los de los valles, tanto al oriente como al occidente.

16 Entonces vinieron algunos de los hijos de Benjamí­n y Judá a David a la fortaleza.

17 Y salió David a su encuentro, y les habló, diciendo: Si vení­s a mí­ en paz para ayudarme, mi corazón se unirá con vosotros; pero si vení­s para entregarme a mis enemigos, ya que no hay maldad en mis manos, que el Dios de nuestros padres lo vea y decida.

18 Entonces el Espí­ritu vino sobre Amasai, jefe de los treinta, el cual dijo: Tuyos somos, oh David, y contigo estamos, hijo de Isaí­. Paz, paz a ti, y paz al que te ayuda; ciertamente tu Dios te ayuda. Entonces David los recibió y los hizo capitanes del grupo.

19 Algunos de Manasés se pasaron también a David, cuando éste iba con los filisteos a la batalla contra Saúl. Pero éstos no les ayudaron, porque los prí­ncipes de los filisteos, después de tomar consejo, lo despidieron, diciendo: A costa de nuestras cabezas se pasará a su señor Saúl.

20 Y cuando él iba a Siclag, se pasaron a él de Manasés: Adnas, Jozabad, Jediaiel, Micael, Jozabad, Eliú y Ziletai, capitanes de miles que eran de Manasés.

21 Ellos ayudaron a David contra la banda de merodeadores, pues todos eran hombres fuertes y valientes, y fueron capitanes en el ejército.

22 Porque dí­a tras dí­a se pasaban hombres a David para ayudarlo, hasta que hubo un gran ejército, como un ejército de Dios.

23 Y estos son los números de los escuadrones equipados para la guerra, que vinieron a David en Hebrón para transferirle el reino de Saúl, conforme a la palabra del SEÑOR:

24 Los hijos de Judá que llevaban escudo y lanza eran seis mil ochocientos, equipados para la guerra.

25 De los hijos de Simeón, hombres fuertes y valientes para la guerra, siete mil cien.

26 De los hijos de Leví­, cuatro mil seiscientos.

27 Y Joiada, prí­ncipe de la casa de Aarón, y con él tres mil setecientos;

28 también Sadoc, joven fuerte y valiente, y de la casa de su padre veintidós capitanes.

29 De los hijos de Benjamí­n, parientes de Saúl, tres mil; porque hasta entonces la mayor parte de ellos habí­an permanecido fieles a la casa de Saúl.

30 De los hijos de Efraí­n, veinte mil ochocientos, hombres fuertes y valientes, famosos en sus casas paternas.

31 De la media tribu de Manasés, dieciocho mil, que por nombre fueron designados para venir y hacer rey a David.

32 De los hijos de Isacar, expertos en discernir los tiempos, con conocimiento de lo que Israel debí­a hacer, sus jefes eran doscientos; y todos sus parientes estaban bajo sus órdenes.

33 De Zabulón habí­a cincuenta mil que salieron con el ejército, que podí­an ponerse en orden de batalla con toda clase de armas de guerra y que ayudaron a David sin doblez de corazón.

34 De Neftalí­ habí­a mil capitanes, y con ellos treinta y siete mil con escudo y lanza.

35 De los de Dan que podí­an ponerse en orden de batalla, habí­a veintiocho mil seiscientos.

36 De Aser habí­a cuarenta mil que salieron con el ejército para ponerse en orden de batalla.

37 Y del otro lado del Jordán de los rubenitas y gaditas y de la media tribu de Manasés, habí­a ciento veinte mil con toda clase de armas de guerra para la batalla.

38 Todos éstos, hombres de guerra, que podí­an ponerse en orden de batalla, vinieron con corazón perfecto a Hebrón, para hacer rey a David sobre todo Israel; también todos los demás de Israel eran de un mismo parecer para hacer rey a David.

39 Y estuvieron allí­ con David tres dí­as, comiendo y bebiendo, porque sus parientes habí­an hecho provisión para ellos.

40 También, los que estaban cerca de ellos, y hasta Isacar, Zabulón y Neftalí­, trajeron ví­veres en asnos, camellos, mulos y bueyes; grandes cantidades de tortas de harina, tortas de higos y racimos de uvas pasas, vino, aceite, bueyes y ovejas. Verdaderamente habí­a alegrí­a en Israel.

I Crónicas
(1 Cr. 12:1-40)

Su abreviatura es 1 Cr. (Antiguo Testamento), pertenece al tipo de libros Libros históricos. Hace referencia a acontecimientos importantes.

Capítulo 12 del libro I Crónicas (1 Cr.) - Biblia versión La biblia de las Américas (LBLA)

Versículo del día

Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.

Juan 14:23 (LBLA)