Pasaje Bíblico Génesis 2:11-24 NVI

Capítulo Completo

Génesis 2:11-24

11 El primero se llamaba Pisón, y recorrí­a toda la región de Javilá, donde habí­a oro.

12 El oro de esa región era fino, y también habí­a allí­ resina muy buena y piedra de ónice.

13 El segundo se llamaba Guijón, que recorrí­a toda la región de Cus. [3]

14 El tercero se llamaba Tigris, que corrí­a al este de Asiria. El cuarto era el Éufrates.

15 Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardí­n del Edén para que lo cultivara y lo cuidara,

16 y le dio este mandato: "Puedes comer de todos los árboles del jardí­n,

17 pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El dí­a que de él comas, ciertamente morirás."

18 Luego Dios el Señor dijo: "No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada."

19 Entonces Dios el Señor formó de la tierra toda ave del cielo y todo animal del campo, y se los llevó al hombre para ver qué nombre les pondrí­a. El hombre les puso nombre a todos los seres vivos, y con ese nombre se les conoce.

20 Así­ el hombre fue poniéndoles nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo. Sin embargo, no se encontró entre ellos la ayuda adecuada para el hombre.

21 Entonces Dios el Señor hizo que el hombre cayera en un sueño profundo y, mientras éste dormí­a, le sacó una costilla y le cerró la herida.

22 De la costilla que le habí­a quitado al hombre, Dios el Señor hizo una mujer y se la presentó al hombre,

23 el cual exclamó: "Ésta sí­ es hueso de mis huesos y carne de mi carne. porque del hombre fue sacada."

24 Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser.[5]

Capítulo Completo

Génesis
(Gn. 2:11-24)

Su abreviatura es Gn. (Antiguo Testamento), pertenece al tipo de libros Pentateuco. Hace referencia a la creación del mundo y del nacimiento del pueblo Hebrero.

Capítulo 2 del libro Génesis (Gn.) - Biblia versión Nueva Versión Internacional (NVI)

Versículo del día

Oh SEÑOR, tú eres mi Dios; te ensalzaré, daré alabanzas a tu nombre, porque has hecho maravillas, designios concebidos desde tiempos antiguos con toda fidelidad.

Isaías 25:1 (LBLA)