Salmos 52:1-9 NVI

Salmos 52:1-9

Al músico principal. Masquil de David, cuando vino Doeg edomita

1 ¿Por qué te jactas de tu maldad, varón prepotente? ¡El amor de Dios es constante!

2 Tu lengua, como navaja afilada, trama destrucción y practica el engaño.

3 Más que el bien, amas la maldad; más que la verdad, amas la mentira. Selah.

4 Lengua embustera, te encanta ofender con tus palabras.

5 Pero Dios te arruinará para siempre; te tomará y te arrojará de tu hogar; ¡te arrancará del mundo de los vivientes! Selah.

6 Los justos verán esto, y temerán; entre burlas dirán de él:

7 "¡Aquí­ tienen al hombre que no buscó refugio en Dios, sino que confió en su gran riqueza y se afirmó en su maldad!"

8 Pero yo soy como un olivo verde que florece en la casa de Dios; yo confí­o en el gran amor de Dios eternamente y para siempre.

9 En todo tiempo te alabaré por tus obras; en ti pondré mi esperanza en presencia de tus fieles, porque tu nombre es bueno.

Salmos
(Sal. 52:1-9)

Su abreviatura es Sal. (Antiguo Testamento), pertenece al tipo de libros Libros poéticos. Hace referencia al amor a Dios, el consuelo a la desesperación e instrucciones al buen comportamiento moral.

Capítulo 52 del libro Salmos (Sal.) - Biblia versión Nueva Versión Internacional (NVI)

Versículo del día

Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

Juan 14:23 (RVR60)