Salmos 97:1-12 NVI

Salmos 97:1-12

El dominio y el poder de Jehová

1 ¡El Señor es rey! ¡Regocí­jese la tierra! ¡Alégrense las costas más remotas!

2 Oscuros nubarrones lo rodean; la rectitud y la justicia son la base de su trono.

3 El fuego va delante de él y consume a los adversarios que lo rodean.

4 Sus relámpagos iluminan el mundo; al verlos, la tierra se estremece.

5 Ante el Señor, dueño de toda la tierra, las montañas se derriten como cera.

6 Los cielos proclaman su justicia, y todos los pueblos contemplan su gloria.

7 Sean avergonzados todos los idólatras, los que se jactan de sus í­dolos inútiles. ¡Póstrense ante él todos los dioses!

8 Señor, por causa de tus juicios Sión escucha esto y se alegra, y las ciudades de Judá se regocijan.

9 Porque tú eres el Señor Altí­simo, por encima de toda la tierra. ¡Tú estás muy por encima de todos los dioses!

10 El Señor ama a los que odian el mal; él protege la vida de sus fieles, y los libra de manos de los impí­os.

11 La luz se esparce sobre los justos, y la alegrí­a sobre los rectos de corazón.

12 Alégrense en el Señor, ustedes los justos, y alaben su santo nombre.

Salmos
(Sal. 97:1-12)

Su abreviatura es Sal. (Antiguo Testamento), pertenece al tipo de libros Libros poéticos. Hace referencia al amor a Dios, el consuelo a la desesperación e instrucciones al buen comportamiento moral.

Capítulo 97 del libro Salmos (Sal.) - Biblia versión Nueva Versión Internacional (NVI)

Versículo del día

Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

Juan 14:23 (RVR60)