Apocalipsis 18:1-24 RVR95

Apocalipsis 18:1-24

La caída de Babilonia

1 Después de esto vi otro ángel que descendí­a del cielo con gran poder, y la tierra fue alumbrada con su gloria.

2 Clamó con voz potente, diciendo: "¡Ha caí­do, ha caí­do la gran Babilonia! Se ha convertido en habitaciónde demonios, en guarida de todo espí­ritu inmundo y en albergue de toda ave inmunday aborrecible,

3 porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación. Los reyes de la tierra han fornicado con ella y los mercaderes de la tierra se han enriquecido con el poder de sus lujos sensuales".

4 Y oí­ otra voz del cielo, que decí­a: "¡Salid de ella, pueblo mí­o, para que no seáis partí­cipes de sus pecados ni recibáis parte de sus plagas!,

5 porque sus pecados han llegadohasta el cielo y Dios se ha acordado de sus maldades.

6 Dadle a ella tal como ella os ha dado y pagadle el doble según sus obras. En el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle el doble a ella.

7 Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto, porque dice en su corazón: "Yo estoy sentada como una reina, no soy viuda y no veré llanto"".

8 Por lo cual, en un solo dí­a vendrán sus plagas: muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego, porque poderoso es Dios el Señor,que la juzga.

9 Los reyes de la tierra que han fornicado con ella y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella cuando vean el humo de su incendio.

10 Poniéndose lejos por el temor de su tormento, dirán: "¡Ay, ay de la gran ciudad, de Babilonia, la ciudad fuerte!, porque en una sola hora vino tu juicio".

11 Los mercaderes de la tierra lloran y hacen lamentación sobre ella, porque ninguno compra más sus mercaderí­as:

12 mercaderí­a de oro y plata; de piedras preciosas y perlas; de lino fino, púrpura, seda y escarlata; de toda madera olorosa, todo objeto de marfil y todo objeto de madera preciosa; de cobre, hierro y mármol;

13 canela y especias aromáticas; incienso, mirra y olí­bano; vino y aceite; flor de harina y trigo; bestias y ovejas; caballos y carros; esclavos y almas de hombres.

14 Los frutos codiciados por tu alma se apartaron de ti, y todas las cosas exquisitas y espléndidas te han faltado y nunca más las hallarás.

15 Los mercaderes de estas cosas, que se han enriquecido a costa de ella, se pondrán lejos por el temor de su tormento, llorando y lamentando,

16 diciendo: "¡Ay, ay de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, púrpura y escarlata, y estaba adornada de oro, piedras preciosas y perlas!,

17 porque en una sola hora han sido consumidas tantas riquezas". Todo piloto y todos los que viajan en naves, los marineros y todos los que trabajan en el mar, se pusieron lejos,

18 y viendo el humo de su incendio dieron voces, diciendo: "¿Qué ciudad era semejante a esta gran ciudad?"

19 Y echaron polvo sobre sus cabezas y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo: "¡Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tení­annaves en el mar se habí­an enriquecido de sus riquezas! ¡En una sola hora ha sido desolada!

20 Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros santos, apóstoles y profetas, porque Dios os ha hecho justicia en ella".

21 Un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: "Con el mismo í­mpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada.

22 Voz de arpistas, músicos, flautistas y trompetistas no se oirá más de ti. Ni se hallará más en ti artí­fice de oficio alguno, ni ruido de molinos se oirá más en ti.

23 Luz de lámpara no alumbrará más en ti, ni voz de esposo y esposa se oirá más en ti, porque tus mercaderes eran los grandes de la tierra y por tus hechicerí­as fueron engañadas todas las naciones.

24 En ella se halló la sangre de los profetas y de los santos y de todos los que han sido muertos en la tierra".

Apocalipsis
(Ap. 18:1-24)

Su abreviatura es Ap. (Nuevo Testamento), pertenece al tipo de libros Libros de profecías. Hace referencia a las revelaciones de lo que sería el fin de los tiempos y la segunda venida de Cristo. Es el único libro profético del nuevo testamento, escrito aparentemente por el apóstol Juan.

Capítulo 18 del libro Apocalipsis (Ap.) - Biblia versión Reina Valera 1995 (RVR95)

Versículo del día

y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra.

II Crónicas 7:14 (LBLA)