Ezequiel 23:1-49 RVR95

Ezequiel 23:1-49

Las dos hermanas

1 Vino a mí­ palabra de Jehová, diciendo:

2 "Hijo de hombre, hubo dos mujeres, hijas de una misma madre,

3 las cuales fornicaron en Egipto; en su juventud fornicaron. Allí­ fueron apretados sus pechos, allí­ fueron acariciados sus pechos virginales.

4 La mayor se llamaba Ahola, y su hermana, Aholiba. Ambas fueron mí­as, y dieron a luz hijos e hijas. Y se llamaron: Samaria, Ahola; y Jerusalén, Aholiba.

5 "Y Ahola, aun perteneciéndome, cometió fornicación. Se enamoró de sus amantes los asirios, vecinos suyos,

6 vestidos de púrpura, gobernadores y capitanes, jóvenes codiciables todos ellos, jinetes que iban a caballo.

7 Se prostituyó con ellos, con todos los más escogidos de los hijos de los asirios y con todos aquellos de quienes se enamoró; se contaminó con todos los í­dolos de ellos.

8 Y no dejó sus fornicaciones de Egipto, pues muchos se acostaron con ella en su juventud. Ellos acariciaron sus pechos virginales y derramaron sobre ella su lujuria.

9 Por lo cual la entregué en manos de sus amantes, en manos de los hijos de los asirios, de quienes se habí­a enamorado.

10 Ellos descubrieron su desnudez, tomaron a sus hijos y a sus hijas, y a ella la mataron a espada. Y llegó a ser famosa entre las mujeres a causa del escarmiento que hicieron de ella.

11 "Esto lo vio su hermana Aholiba, y enloqueció de lujuria más que ella: sus fornicaciones fueron peores que las fornicaciones de su hermana.

12 Se enamoró de los hijos de los asirios sus vecinos, gobernadores y capitanes, vestidos de ropas y armas excelentes, jinetes que iban a caballo, todos ellos jóvenes codiciables.

13 Y vi que se habí­a contaminado, que un mismo camino era el de ambas.

14 Y aumentó sus fornicaciones, pues cuando vio a hombres pintados en la pared, imágenes de caldeos pintadas de color,

15 ceñidos por la cintura con talabartes y llevando turbantes de colores en la cabeza, todos ellos con apariencia de capitanes, a la manera de los hombres de Babilonia, de Caldea, tierra de su nacimiento,

16 se enamoró de ellos a primera vista, y les envió mensajeros a la tierra de los caldeos.

17 Así­, pues, se unieron a ella los hombres de Babilonia en su lecho de amores, y la contaminaron. Y ella también se contaminó con ellos, pero luego su alma se hastió de ellos.

18 Así­ hizo evidentes sus fornicaciones y descubrió sus desnudeces, por lo cual mi alma se hastió de ella, como se habí­a ya hastiado mi alma de su hermana.

19 Incluso multiplicó sus fornicaciones recordando los dí­as de su juventud, en los cuales habí­a fornicado en la tierra de Egipto.

20 Y se enamoró de sus rufianes, cuya lujuria es como el ardor carnal de los asnos y cuyo flujo es como el flujo de los caballos.

21 Así­ recordaste de nuevo la lujuria de tu juventud, cuando los egipcios acariciaron tus pechos, los pechos de tu juventud.

22 "Por tanto, Aholiba, así­ ha dicho Jehová, el Señor: "He aquí­ que yo suscitaré contra ti a tus amantes, de los cuales se hastió tu alma, y los haré venir contra ti de todos lados.

23 Los de Babilonia y todos los caldeos, los de Pecod, Soa y Coa, y todos los de Asiria con ellos; jóvenes codiciables, gobernadores y capitanes, nobles y hombres notables, que montan a caballo todos ellos.

24 Y vendrán rodando contra ti carros y carretas, y una multitud de pueblos. Escudos, paveses y yelmos pondrán contra ti por todos los lados. Yo pondré en sus manos el juicio, y según sus leyes te juzgarán.

25 Pondré mi celo contra ti, y procederán contigo con furor. Te arrancarán la nariz y las orejas, y lo que te quede caerá a espada. Ellos tomarán a tus hijos y a tus hijas, y el resto de ti será consumido por el fuego.

26 Te despojarán de tus vestidos y te arrebatarán todos los adornos de tu belleza.

27 Y haré cesar de ti tu lujuria y tu fornicación de la tierra de Egipto: no levantarás ya más hacia ellos tus ojos ni nunca más te acordarás de Egipto.

28 Porque así­ ha dicho Jehová, el Señor: Yo te entrego en manos de aquellos que aborreciste, en manos de aquellos de los cuales se hastió tu alma,

29 los cuales procederán contigo con odio y tomarán todo el fruto de tu labor; te dejarán desnuda por completo, y se descubrirá la inmundicia de tus fornicaciones, tu lujuria y tu prostitución.

30 Estas cosas se harán contigo porque fornicaste en pos de las naciones con las cuales te contaminaste en sus í­dolos.

31 En el camino de tu hermana anduviste; yo, pues, pondré su copa en tu mano.

32 "Así­ ha dicho Jehová, el Señor: "Beberás la gran copa, honda y ancha,de tu hermana, que es de gran capacidad; de ti se mofarán las nacionesy se reirán de ti.

33 Serás llena de embriaguez y de dolor por la copa de soledad y de desolación, por la copa de tu hermana Samaria.

34 La beberás, pues, hasta agotarla; quebrarás sus tiestos y te desgarrarás los pechos, porque yo he hablado, dice Jehová, el Señor.

35 "Por tanto, así­ ha dicho Jehová, el Señor: Por cuanto te has olvidado de mí­ y me has echado a tus espaldas, por eso, lleva tú también tu lujuria y tus fornicaciones"".

36 Y me dijo Jehová: "Hijo de hombre, ¿no juzgarás tú a Ahola y a Aholiba, y les denunciarás sus abominaciones?

37 Porque han adulterado y hay sangre en sus manos. Han fornicado con sus í­dolos, y aun a sus hijos que habí­an dado a luz para mí­, hicieron pasar por el fuego, quemándolos.

38 Aun me hicieron más: contaminaron mi santuario en aquel dí­a y profanaron mis sábados.

39 Pues habiendo sacrificado sus hijos a sus í­dolos, entraban en mi santuario el mismo dí­a, para contaminarlo. ¡Y esto lo hicieron en medio de mi Casa!

40 Además, enviaron en busca de hombres que vinieran de lejos, a los cuales habí­a sido enviado un mensajero, y vinieron. Por amor de ellos te lavaste, te pintaste los ojos y te ataviaste con adornos;

41 te sentaste sobre un suntuoso estrado; fue preparada una mesa delante de él, y sobre ella pusiste mi incienso y mi aceite.

42 Y se oyó allí­ el bullicio de una multitud que se solazaba con ella; y con los hombres de la gente común habí­a sabeos traí­dos del desierto; y pusieron pulseras en sus manos y bellas coronas sobre sus cabezas.

43 "Y dije respecto de la envejecida en adulterios: "¿Todaví­a cometerán fornicaciones con ella, y ella con ellos?

44 Porque vienen a ella como quien viene a una prostituta. Así­ vienen a Ahola y a Aholiba, mujeres depravadas".

45 Por tanto, hombres justos las juzgarán según la ley de las adúlteras y según la ley de las que derraman sangre; porque son adúlteras y hay sangre en sus manos.

46 "Por lo que así­ ha dicho Jehová, el Señor: "Yo haré subir contra ellas tropas, las entregaré a la turbación y la rapiña.

47 Las turbas las apedrearán y las atravesarán con sus espadas; matarán a sus hijos y a sus hijas, e incendiarán sus casas.

48 Así­ haré cesar la lujuria de la tierra; escarmentarán todas las mujeres, y no harán según vuestras perversidades.

49 Y sobre vosotras pondrán vuestras perversidades y pagaréis los pecados de vuestra idolatrí­a. Y sabréis que yo soy Jehová, el Señor"".

Ezequiel
(Ez. 23:1-49)

Su abreviatura es Ez. (Antiguo Testamento), pertenece al tipo de libros Libros proféticos mayores. Hace referencia a los profetas de mayor peso para el pueblo Hebreo.

Capítulo 23 del libro Ezequiel (Ez.) - Biblia versión Reina Valera 1995 (RVR95)

Versículo del día

Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así­ como también Dios os perdonó en Cristo.

Efesios 4:32 (LBLA)