Jueces 20:1-48 RVR95

Jueces 20:1-48

La guerra contra Benjamín

1 Entonces salieron todos los hijos de Israel, y delante de Jehová, en Mizpa, se reunió la congregación como un solo hombre, desde Dan hasta Beerseba y la tierra de Galaad.

2 Los jefes de todo el pueblo, de todas las tribus de Israel, se hallaban presentes en la reunión del pueblo de Dios, cuatrocientos mil hombres de a pie que sacaban espada.

3 Los hijos de Benjamí­n supieron entonces que los hijos de Israel habí­an subido a Mizpa. Preguntaron los hijos de Israel: --Decid cómo fue esta maldad.

4 El levita, marido de la mujer muerta, respondió: --Yo llegué a Gabaa de Benjamí­n con mi concubina para pasar allí­ la noche,

5 pero se levantaron contra mí­ los de Gabaa, rodearon la casa donde pasaba la noche, con la idea de matarme, y a mi concubina la humillaron de tal manera que murió.

6 Luego la tomé, la corté en pedazos y la envié por todo el territorio de la posesión de Israel, por cuanto han hecho maldad y crimen en Israel.

7 Puesto que todos vosotros sois hijos de Israel, dad ahora vuestro parecer y consejo.

8 Como un solo hombre, todo el pueblo se levantó y dijo: --Ninguno de nosotros irá a su tienda, ni volverá ninguno de nosotros a su casa.

9 Esto es ahora lo que haremos con Gabaa: contra ella subiremos por sorteo.

10 Tomaremos diez hombres de cada ciento de todas las tribus de Israel, y ciento de cada mil, y mil de cada diez mil, que lleven ví­veres para el pueblo, para que, yendo este a Gabaa de Benjamí­n, le hagan conforme a toda la abominación que ha cometido en Israel.

11 Se juntaron, pues, todos los hombres de Israel contra la ciudad, ligados como un solo hombre.

12 Y las tribus de Israel enviaron hombres por toda la tribu de Benjamí­n, diciendo: "¿Qué maldad es esta que ha sido hecha entre vosotros?

13 Entregad, pues, ahora a aquellos hombres perversos que están en Gabaa, para que los matemos y quitemos el mal de Israel". Pero los de Benjamí­n no quisieron oir la voz de sus hermanos los hijos de Israel,

14 sino que los de Benjamí­n, de todas las ciudades, se juntaron en Gabaa para salir a pelear contra los hijos de Israel.

15 Fueron contados en aquel tiempo los hijos de Benjamí­n, de las ciudades, y eran veintiséis mil hombres que sacaban espada, sin contar los setecientos hombres escogidos que viví­an en Gabaa.

16 Entre toda aquella gente habí­a setecientos hombres escogidos que eran zurdos, todos los cuales tiraban una piedra con la honda a un cabello y no erraban.

17 También se contaron los hombres de Israel, fuera de Benjamí­n, y sumaban cuatrocientos mil hombres que sacaban espada, todos ellos hombres de guerra.

18 Luego se levantaron los hijos de Israel, subieron a la casa de Dios y consultaron a Dios, diciendo: --¿Quién subirá de nosotros el primero en la guerra contra los hijos de Benjamí­n? Jehová respondió: --Judá será el primero.

19 Se levantaron, pues, los hijos de Israel por la mañana, contra Gabaa.

20 Salieron los hijos de Israel a combatir contra Benjamí­n, y los hombres de Israel le presentaron batalla junto a Gabaa.

21 Pero los hijos de Benjamí­n salieron de la ciudad y derribaron por tierra aquel dí­a veintidós mil hombres de los hijos de Israel.

22 Reanimándose el pueblo, los hombres de Israel volvieron a darles batalla en el mismo lugar donde la habí­an presentado el primer dí­a,

23 pues los hijos de Israel habí­an subido y llorado delante de Jehová hasta la noche, y habí­an consultado a Jehová diciendo: --¿Volveremos a pelear con los hijos de Benjamí­n, nuestros hermanos? Jehová les respondió: --Subid contra ellos.

24 Por lo cual se acercaron por segunda vez los hijos de Israel contra los hijos de Benjamí­n.

25 Pero aquel segundo dí­a salieron los de Benjamí­n de Gabaa contra ellos y derribaron por tierra otros dieciocho mil hombres de los hijos de Israel, todos los cuales sacaban espada.

26 Entonces subieron todos los hijos de Israel, todo el pueblo, y fueron a la casa de Dios. Lloraron, se sentaron allí­ en presencia de Jehová, ayunaron aquel dí­a hasta la noche y ofrecieron holocaustos y ofrendas de paz delante de Jehová.

27 Los hijos de Israel preguntaron a Jehová (pues el Arca del pacto de Dios estaba allí­ en aquellos dí­as,

28 y Finees hijo de Eleazar hijo de Aarón ministraba delante de ella en aquellos dí­as): --¿Saldremos de nuevo contra los hijos de Benjamí­n, nuestros hermanos, para pelear, o desistiremos? Jehová dijo: --Subid, porque mañana yo os los entregaré.

29 Entonces puso Israel emboscadas alrededor de Gabaa.

30 Al tercer dí­a subieron entonces los hijos de Israel contra los hijos de Benjamí­n y presentaron batalla delante de Gabaa, como las otras veces.

31 Salieron a su encuentro los hijos de Benjamí­n, alejándose de la ciudad, y comenzaron a herir a algunos del pueblo, matándolos como las otras veces por los caminos, uno de los cuales sube a Bet-el y el otro a Gabaa. Así­ mataron en el campo a unos treinta hombres de Israel.

32 Los hijos de Benjamí­n decí­an: "Están vencidos ante nosotros, como la vez anterior". Pero los hijos de Israel decí­an: "Huiremos y los alejaremos de la ciudad hasta los caminos".

33 Entonces se levantaron todos los de Israel de su lugar y se pusieron en orden de batalla en Baal-tamar. También los emboscados de Israel salieron de sus escondites en la pradera de Gabaa.

34 Y vinieron contra Gabaa diez mil hombres escogidos de todo Israel, lo cual hizo que la batalla arreciara; pero los de Benjamí­n no sabí­an que ya el desastre se cerní­a sobre ellos.

35 Jehová derrotó a Benjamí­n delante de Israel: aquel dí­a mataron los hijos de Israel a veinticinco mil cien hombres de Benjamí­n, todos los cuales sacaban espada.

36 Los hijos de Benjamí­n vieron entonces que estaban siendo derrotados, y los hijos de Israel cedieron terreno a Benjamí­n, porque estaban confiados en las emboscadas que habí­an puesto detrás de Gabaa.

37 Los hombres de las emboscadas acometieron prontamente a Gabaa, avanzaron y pasaron a filo de espada a toda la ciudad.

38 La señal concertada entre los hombres de Israel y las emboscadas era que hicieran subir una gran humareda de la ciudad.

39 Luego que los de Israel retrocedieron en la batalla, los de Benjamí­n comenzaron a herir, y mataron como a treinta hombres de Israel, por lo que decí­an: "Ciertamente ellos han caí­do delante de nosotros, como en la primera batalla".

40 Pero cuando la columna de humo comenzó a subir de la ciudad, los de Benjamí­n miraron hacia atrás, y vieron que el humo de la ciudad subí­a al cielo.

41 Entonces se volvieron los hombres de Israel, y los de Benjamí­n se llenaron de temor, porque vieron que el desastre habí­a caí­do sobre ellos.

42 Volvieron, por tanto, la espalda delante de Israel y huyeron hacia el camino del desierto; pero la batalla los alcanzó y los que salí­an de las ciudades les cortaban el paso y los mataban.

43 Así­ cercaron a los de Benjamí­n, los acosaron y atropellaron desde Menúha hasta frente a Gabaa, hacia donde nace el sol.

44 Cayeron dieciocho mil hombres de Benjamí­n, todos ellos hombres de guerra.

45 Los demás se volvieron y huyeron hacia el desierto, a la peña de Rimón; pero de ellos cayeron abatidos cinco mil hombres en los caminos; después los persiguieron aun hasta Gidom y mataron de ellos a dos mil hombres.

46 Todos los que de Benjamí­n murieron aquel dí­a fueron veinticinco mil hombres que sacaban espada, todos ellos hombres de guerra.

47 Pero seiscientos hombres se volvieron y huyeron al desierto, a la peña de Rimón, y se quedaron cuatro meses en la peña de Rimón.

48 Los hombres de Israel volvieron a atacar a los otros hijos de Benjamí­n y pasaron a filo de espada tanto a los hombres de cada ciudad como a las bestias y todo lo que hallaban a su paso. Asimismo pusieron fuego a todas las ciudades que encontraron.

Jueces
(Jue. 20:1-48)

Su abreviatura es Jue. (Antiguo Testamento), pertenece al tipo de libros Libros históricos. Hace referencia a acontecimientos importantes.

Capítulo 20 del libro Jueces (Jue.) - Biblia versión Reina Valera 1995 (RVR95)

Versículo del día

Jesús le contestó: --El que me ama, hace caso de mi palabra; y mi Padre lo amará, ymi Padre y yo vendremos a vivir con él.

Juan 14:23 (DHH94I)