Pasaje Bíblico Génesis 4:6-17 RVR09

Capítulo Completo

Génesis 4:6-17

6 Entonces Jehová dijo á Caí­n: ¿Por qué te has ensañado, y por qué se ha inmutado tu rostro?

7 Si bien hicieres, ¿no serás ensalzado? y si no hicieres bien, el pecado está á la puerta: con todo esto, á ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

8 Y habló Caí­n á su hermano Abel: y aconteció que estando ellos en el campo, Caí­n se levantó contra su hermano Abel, y le mató.

9 Y Jehová dijo á Caí­n: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé; ¿soy yo guarda de mi hermano?

10 Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama á mí­ desde la tierra.

11 Ahora pues, maldito seas tú de la tierra que abrió su boca para recibir la sangre de tu hermano de tu mano:

12 Cuando labrares la tierra, no te volverá á dar su fuerza: errante y extranjero serás en la tierra.

13 Y dijo Caí­n á Jehová: Grande es mi iniquidad para ser perdonada.

14 He aquí­ me echas hoy de la faz de la tierra, y de tu presencia me esconderé; y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará.

15 Y respondióle Jehová: Cierto que cualquiera que matare á Caí­n, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caí­n, para que no lo hiriese cualquiera que le hallara.

16 Y salió Caí­n de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod, al oriente de Edén.

17 Y conoció Caí­n á su mujer, la cual concibió y parió á Henoch: y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del nombre de su hijo, Henoch.

Capítulo Completo

Génesis
(Gn. 4:6-17)

Su abreviatura es Gn. (Antiguo Testamento), pertenece al tipo de libros Pentateuco. Hace referencia a la creación del mundo y del nacimiento del pueblo Hebrero.

Capítulo 4 del libro Génesis (Gn.) - Biblia versión Reina Valera Antigua (RVR09)

Versículo del día

Así­ pues, queridos hermanos, estas son las promesas quetenemos. Por eso debemos mantenernos limpios de todo lo que puedamancharnos, tanto en el cuerpo como en el espí­ritu; y en el temorde Dios procuremos alcanzar una completa santidad.

II Corintios 7:1 (DHH94I)